Menú principal

Afrontar la vuelta al cole de los hijos

Síndrome postvacacional infantil

Ciertos estudios muestran que, aproximadamente, un 65% de los españoles sufren de lo que se conoce como síndrome postvacacional. Y es que a nuestro cuerpo y, sobre todo, nuestra mente le bastan unas tres semanas para convertir rutinas nuevas en hábitos. Si esas rutinas consisten en madrugar poco, comer mucho, tostarse al sol, beber cañas, ir a la playa o la piscina y dejarse seducir por el dolce far niente, no es extraño que la vuelta a la dura realidad sea más dura, si cabe. Para los más pequeños de la casa, este retorno también es complicado.

Y es que el síndrome postvacacional en los niños es una realidad. Desde la Asociación Española de Psiquiatría Privada de pone de manifiesto que los niños, en muchas ocasiones, experimentan durante los primeros días de colegio (cuyo comienzo ya es inminente en toda España) ansiedad, dificultades para conciliar el sueño o falta de apetito.

Los expertos estiman que la falta de horarios fijos y obligaciones de las vacaciones, además del hecho de haber estado prácticamente las 24 horas junto a sus padres, puede hacer que la vuelta al cole de los niños les genere intranquilidad y tristeza. En ningún caso se debe sobreproteger al pequeño o la pequeña. Una cierta dosis de síndrome postvacacional infantil es normal, hasta cierto punto, durante los primeros tres días de cole. Los padres, antes que sobreproteger al niño o la niña (actitud que puede derivar en una mayor ansiedad), deben observar su conducta para ver si esas sensaciones anómalas remiten, se atenúan o persisten en el tiempo.

Para evitar el síndrome postvacacional en los niños es necesario:

–          No posponer hasta el último día el regreso a casa.

–          Acostumbrar al pequeño a madrugar durante los días previos a la vuelta al colegio.

–          Intentar que se vea con alguno de sus amiguitos y compañeros de clase en un contexto lúdico, antes de que empiecen las clases.

–          Evitar el abuso de la televisión, el ordenador o la videoconsola.

–          Programar actividades de deporte al aire libre.

–          No trasladar al pequeño nuestra propia ansiedad por la vuelta a la rutina, que nuestra hija o hijo vena que la vuelta al día a día es, eso, algo normal.

Unos 6 millones de niños vuelven estos días a un mundo de pupitres, mandilones, cuadernos y libros. La misión de los padres es apoyarles en este retorno y no hacerlo más duro de lo que es.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>