Menú principal

Las alergias alimentarias más comunes

alergias alimentarias

Los casos de personas que presentan reacciones adversas ante ciertos alimentos crecen de forma significativa en todo el mundo. Tanto es así, que en los últimos 15 años se han duplicado los diagnósticos de alergias alimentarias, según un estudio elaborado por la Fundación Vasca para la Seguridad Alimentaria. Los especialistas subrayan la importancia de eliminar de la dieta los productos que provoquen respuestas negativas en el organismo del alérgico.

Los niños y los adolescentes son los más afectados por las alergias alimentarias. Sus sistemas inmunitarios resultan más sensibles a ciertos alimentos y reaccionan de manera dañina ante su ingesta, inhalación o contacto. Dado el espectacular aumento de estos trastornos, las herramientas para la detección de alérgenos en alimentos juegan un papel fundamental. En este sentido, destacan los kits ELISA, un instrumento de primera categoría que comercializan empresas como Hartbiomédica.

Leche, huevo y pescado

En España, las alergias más frecuentes están relacionadas con la leche de vaca, el huevo y el pescado. No obstante, cualquier alimento puede provocar una respuesta exagerada del sistema inmunitario. El marisco, los frutos de cáscara, las frutas, las legumbres y los cereales son otros productos que causan reacciones negativas en un número significativo de personas. Según los estudios más recientes realizados sobre el tema de las alergias a alimentos, el 8% de la población española padece un desequilibrio de este tipo y existen unos 170 productos que causan reacciones alérgicas.

Es conveniente aclarar que la respuesta adversa del cuerpo se produce ante las proteínas que contienen los alimentos y no por la presencia de otros componentes, como los azúcares. En estos casos, se trataría de una intolerancia y respondería a un trastorno del aparato digestivo y no del sistema inmunitario. Las alergias alimentarias tienen lugar, principalmente, porque el afectado genera anticuerpos contra el alérgeno, que se conocen como inmunoglobulina E.

Los síntomas varían en función de la gravedad de la respuesta alérgica. Pueden ir desde una simple erupción o urticaria hasta asma, dolor abdominal y diarrea, en los casos más moderados. Las reacciones más graves incluyen dificultad para respirar, palpitaciones y opresión en el tórax, entre otros. En las situaciones más complicadas, el alérgico puede llegar a sufrir un shock anafiláctico, con el consiguiente riesgo de muerte.

Además de eliminar el alérgeno de la dieta, en ocasiones es recomendable recurrir a antihistamínicos o corticoides para frenar los efectos perjudiciales. En los casos de mayor gravedad, puede ser necesaria la administración de adrenalina. Somos lo que comemos, dice el refrán, así que habrá que determinar cuáles son los alimentos que mejor y peor nos sientan para no correr riesgos.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>