Menú principal

Estas vacaciones protege tu piel de las quemaduras

quemaduras

Y es que nuestra piel sufre mucho en verano. Dejamos al aire más ‘carne’, hacemos más deporte al aire libre, vamos a la playa más a menudo y esto, unido al aumento de las horas de sol y a la intensidad con la que el astro rey nos somete a su tiranía hace que podamos llegar a sufrir más problemas de piel en forma de incómodas quemaduras.

La Organización Mundial de la Salud es clara al respecto. Este organismo alerta del hecho de que, en España, el riesgo de contraer cáncer de piel se incrementa a un ritmo del 10% anual. La OMS señala que hasta 9 de cada diez casos dentro de ese incremento se deben al efecto nocivo de los rayos ultravioleta sobre la piel. Sin ser tan trágicos, un excesivo ‘consumo’ de sol en el verano también puede poner su granito de arena para provocar un envejecimiento prematuro de la piel.

Los expertos recomiendan utilizar cremas protectoras con un factor de protección solar de, al menos, el 30. Si tienes dudas acerca de cuál es el factor de protección más recomendable para tu tipo de piel consulta con tu farmacéutico o dermatólogo, que siempre podrán orientarte de manera más exacta.

Otra idea que tienes que desterrar es el hecho de que el protector solar es una especie de coraza de adamantium que permanece en tu cuerpo durante todo el día. Tu piel lo asimila, sin embargo al bañarte y pasar el tiempo, por ejemplo, necesitarás volver a ponerte una capa de crema. No hay una norma escrita acerca de cada cuánto debes volver a echarte protector. Nosotros te recomendamos que no pases dos horas sin darte un nuevo repaso a la piel.

Para las personas que sufran alopecia, el echarse protección solar en la cabeza o, en su defecto, ponerse gorra, puede resultar una cuestión de vida o muerte. Basta emplear la misma que se use en el cuerpo y proceder a repasarla en igual medida. Los rayos de sol inciden verticalmente sobre la cabeza y pueden generar una sobreexposición, incluso aquellos días en los que está nublado.

Otro consejo que podemos darte es el de la paciencia. Ten en cuenta que nuestro organismo tarda unos tres o cuatro días en sintetizar la melanina necesaria para lograr el bronceado, por lo tanto no quieras tostarte de primeras de nueve de la mañana a nueve de la noche. De hecho, te aconsejamos que los primeros tres días de playa no tomes el sol más de una hora, para que tu cuerpo vaya acostumbrándose a ‘Lorenzo’.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>