Menú principal

La lucha contra la ansiedad

ansiedad

La ansiedad es uno de los más grandes males para el hombre moderno. Las exigencias de la vida en sociedad, el estrés del propio empleo o las prisas a las que estamos sometidos por nuestras rutinas diarias pueden llevar a que el organismo y los nervios de una persona digan, sencillamente, basta. La Organización Mundial de la Salud estima que 2 de cada diez personas experimentan, han experimentado o experimentarán en algún momento de su vida episodios de ansiedad en mayor o menor medida. ¿Estás tú libre de este problema?

En qué consiste la ansiedad

Para empezar, no es lo mismo sufrir episodios de ansiedad “normal” que lo que se conoce como la ansiedad patológica. Ésta afecta a cerca del 20% de la población española en algún momento y se caracteriza por episodios de nerviosismo continuado, ataques de pánico, agorafobia, miedo ante determinados estímulos… en este sentido, los expertos prefieren hablar de diferentes “modalidades”: ansiedad generalizada, pánico, trastorno de tipo fóbico, ansiedad social, estrés post-traumático, ansiedad por separación, trastorno obsesivo-compulsivo…

Síntomas

En función de que estemos ante uno u otro de los tipos de ansiedad antes mencionados podemos tener diferentes síntomas. Sin embargo, los especialistas coinciden en que la alteración de la frecuencia cardiaca y respiratoria, sudoración profusa, temblores, mareos, dolores de cabeza o dificultades para ingerir alimentos suelen estar presentes en la mayoría de estos episodios. La cafeína, ciertas drogas estimulantes o incluso depresores como el alcohol pueden potenciar estos síntomas.

La anticipación de un problema (o de lo que se percibe como un problema subjetivamente) en el futuro, la reproducción de un episodio más o menos traumático del pasado o enfrentarnos a situaciones de cambio o escenarios vitales nuevos (separación de nuestra pareja, cambio de casa, un nuevo trabajo…) son situaciones potencialmente estresantes que pueden situarnos a las puertas de la ansiedad.

Posibles tratamientos

Si estamos ante casos de ansiedad patológica, lo más recomendable es acudir al especialista que, en este caso, puede recomendar una combinación de terapia y medicación. Para paliar los efectos de la ansiedad a nivel, digamos, doméstico se puede proceder a ingerir infusiones relajantes (tila, preparados de camomila…), ocupar la mente con actividades que requieran cierta concentración (pintar, dibujar, hacer algún tipo de manualidad…) o llevar a cabo actividades físicas moderadas. El yoga, el tai-chi, el jogging a ritmo moderado o la natación son más que recomendables como herramientas para luchar contra este problema. La clave está, en definitiva, en ser nosotros los que controlemos nuestra psique y nuestros nervios, no al revés.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>