Menú principal

Las bases de un desayuno completo

desayuno completo

Hay un axioma de la sabiduría popular en forma de refrán que nos invita a “desayunar como un emperador, comer como un rey y cenar como un mendigo”. Precisamente, la sabiduría popular es lo que es porque se basa en siglos y siglos de observación y práctica. La importancia del desayuno en una dieta equilibrada es determinante y, por desgracia, mucha gente descuida la primera comida del día por prisas, pereza o falta de apetito nada más levantarse. Craso error. El nivel de “combustible” que aportemos a nuestro organismo tras varias horas de sueño y ayuno va a marcar la manera en la que nos desenvolvamos durante la jornada.

Los españoles ante el desayuno

Un estudio del Ministerio de Medio Ambiente señalaba en su día que el 1,4% de los españoles no desayunaba jamás. En esta misma línea, el Ministerio de Sanidad, Igualdad y Servicios Sociales apunta en otro análisis de los hábitos alimenticios nacionales lo “preocupante” que es, especialmente, el hecho de que el 8% de los niños vayan al colegio sin haber desayunado en casa. Del mismo modo se advierte de que el 20% de los niños y jóvenes tienen en un vaso de leche su único alimento antes de comenzar su jornada. Por semana, los españoles solemos dedicar unos míseros 13 minutos a desayunar (20 los sábados y los domingos).

Bases de un desayuno completo

Las estadísticas nos muestran que en torno al 8 de cada diez españoles desayunamos entre dos y tres alimentos. Sin embargo, para adecuarnos a lo que sería deseable, esta cifra debería ser mayor. Un desayuno completo, de acuerdo con los especialistas en nutrición, tiene que aportar cerca de la cuarta parte de las calorías que vamos a precisar a lo largo del día. Por eso, en esta comida tenemos que procurar incluir tostadas, galletas o cereales (hidratos, en definitiva), proteínas como queso o huevos, lácteos y una pieza de fruta. Nuestra propuesta sería, por ejemplo, un café con leche acompañado de un pomelo (o, en su defecto, zumo de naranja natural), un pedazo de queso suave o fresco y una tostada con aceite de oliva, tomate y virutas de jamón serrano o cecina.

Un desayuno completo no es todo lo “pleno” que debería si se hace en soledad. En este sentido, el último consejo que podemos darte es que lo disfrutes en compañía de los tuyos y que, por supuesto, dediques a él, en la medida de lo posible, algo más de esos 13 minutos escasos de media antes mencionados.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>