Menú principal

Los riesgos del consumo de alcohol

consumo de alcohol

Decían en la antigua Roma aquello de “In vino veritas”, algo así como “en el vino se encuentra la verdad”. Del mismo modo que cualquier cosa en esta vida, el consumo de alcohol no es malo ni bueno en sí mismo; lo que convierte el alcohol en algo pernicioso o beneficioso para la salud es el uso o abuso que hacemos de él.

Una cuestión de salud pública

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el año 2012 se produjeron 3,3 millones de muertes en el mundo relacionadas con un consumo de alcohol excesivo. El alcohol, de acuerdo con el informe de la OMS, no sólo produce adicción sino, además, alrededor de 200 enfermedades y dolencias de diferente gravedad, entre ellas un buen número de cánceres y cirrosis hepática. Del mismo modo, el alcohol provoca que las personas dependientes sean más susceptibles de contraer determinadas dolencias infecciosas.

Desde la OMS se establece que no debe haber ningún tipo de “complacencia”, ni desde la población ni desde los gobiernos. Según el análisis de la entidad, cada ciudadano del mundo mayor de 15 años desarrolla una ingesta de 6,2 litros de alcohol puro anual. Teniendo en cuenta que se estima que cerca de 4 de cada 10 personas no beben, se establece que los bebedores toman en torno a 17 litros de alcohol puro cada año.

La región Europea presenta unos niveles de consumo de alcohol especialmente elevados de acuerdo con el estudio.

Alcohol y obesidad

Diversos estudios desarrollados a lo largo de los años han establecido la relación entre alcohol y obesidad abdominal. El alcohol se transforma rápidamente en azúcar en la sangre, por lo que aporta calorías de rápida absorción. Esto quiere decir que el organismo, a la hora de conseguir energía, echa mano primero de las calorías procedentes del alcohol, en lugar de proceder a quemar los depósitos de grasa, por lo que el proceso de adelgazamiento puede frenarse o invertirse.

Para hacerte una idea, el aporte calórico de las bebidas (por cada 100 mililitros) es de unas 40 en el caso de la sidra, 45 en la cerveza, en torno a 80 en el caso del vino y alrededor de 245 en el caso del whisky. La propia Organización Mundial de la Salus establece que el consumo máximo tolerable de bebidas alcohólicas es de unos 30 gramos al día para los hombres (algo menos de tres copas de vino, para poner un ejemplo gráfico) y 20 para las mujeres.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>