Menú principal

Protégete frente al melanoma

melanoma

Poco a poco nos acercamos al verano. Con él, llega una necesidad de salir de casa e ir a la playa o a tomar el sol. Obviamente, dejarnos caer en brazos de ‘Lorenzo’ es muy beneficioso, siempre y cuando tomemos las precauciones necesarias. Y es que uno de los riesgos asociados a un exceso de sol sobre nuestra maltrecha piel tiene un funesto nombre: melanoma.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, cada año se diagnostican en el mundo en torno a 160.000 nuevos casos de melanoma. Los melanomas malignos están detrás de casi ocho de cada diez muertes asociadas al cáncer de piel, de acuerdo con las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Por lo general, los especialistas y dermatólogos defienden que los factores que explican el melanoma son genéticos (o de herencia familiar) y ambientales, es decir, provocados por una exposición excesiva al sol.

Signos de aparición del melanoma

Un lunar del que nos habíamos percatado, y al que no le habíamos prestado excesiva atención, de repente notamos como ha cambiado de forma, rugosidad o tamaño con respecto a la primera vez que nos lo vimos. Esta es la primera señal de alerta.

Los especialistas determinan una sencilla regla mnemotécnica (‘regla del ABCDE’) para recordar los principales síntomas a los que el paciente debe prestar atención:

–          ‘A’ de asimetría, en el sentido de que las mitades del lunar no son simétricas u homogéneas.

–          ‘B’ de bordes. Los bordes del lunar son irregulares e incluso difusos.

–          ‘C’ de color. El lunar presenta diferentes tonalidades de negro, marrón, marrón azulado, cambiantes y de distinta intensidad.

–          ‘D’ de diámetro. En efecto, el tamaño y diámetro del lunar es cambiante con el tiempo.

–          ‘E’ de evolución, es decir, prestar atención a la manera en la que el lunar ha evolucionado en los días o meses transcurridos desde que nos percatáramos de su presencia por vez primera.

Los expertos recomiendan proteger la piel con cremas solares con factor de protección 50 o superior cada dos horas, cuidar la cabeza y ojos con gafas de sol homologadas y gorras pero, sobre todo, no exponerse al sol durante un tiempo demasiado prolongado.

La cirugía, la quimioterapia y la terapia biológica localizada son las principales armas con que la medicina moderna cuenta para combatir el melanoma una vez que se ha diagnosticado.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>