Menú principal

Remedios para el herpes labial

herpes labial

Un hormigueo que pronto se transforma en un intenso picor. Éstos son las primeras señales de alarma que anuncian la aparición de un herpes labial, una de las infecciones víricas más comunes en todo el mundo. En general, no se trata de una dolencia grave, pero sí muy molesta y recurrente. Y es que, una vez que sufres el primer brote, el virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1) permanece inactivo en las células nerviosas que rodean la médula espinal.

Hasta que ciertos factores desencadenan un nuevo episodio de herpes labial. Existen múltiples agentes que pueden desembocar en una lesión de esta clase. El estrés y el cansancio son dos aspectos que, con frecuencia, causan un brote de herpes oral. De hecho, los especialistas consideran que las personas que sufren un nerviosismo excesivo tienen el doble de probabilidades de padecer recurrencias herpéticas. La fiebre, el frío, los resfriados, la radiación del sol, una bajada de defensas y la menstruación son otras circunstancias que facilitan la activación del virus.

Las fases del herpes simple

En un brote de herpes labial podemos identificar cinco fases. En un primer momento, como comentamos anteriormente, el afectado experimenta hormigueo y picor en los labios o en la piel que rodea la boca, aunque también puede aparecer en otras zonas de la cara. En la segunda etapa, la piel se enrojece y brotan pequeñas ampollas que están llenas de líquido, que suelen causar dolor. En la fase vesicular, las ampollas se rompen y dan lugar a una placa purulenta, que es altamente contagiosa.

En el cuarto período, se forma una costra seca de color amarillento o marrón. Al comer o gesticular, puede romperse y entonces causará escozor y sangrará. La etapa final corresponde a la cicatrización, cuando la costra cae y la piel se recupera de la inflamación.

Fármacos indicados

El herpes, que se contagia al entrar en contacto directo con el virus, no tiene cura. No obstante, hay una serie de fármacos que ayudan a reducir la intensidad de los brotes y la frecuencia con la que se producen. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los afectados reciban tratamiento con aciclovir, bien sea mediante pomadas de uso tópico o pastillas para tomar por vía oral.

El famciclovir y el valaciclovir también resultan efectivos, sobre todo si estos fármacos se toman en cuanto se perciban los primeros síntomas. En los últimos años, han aparecido en el mercado unos parches diseñados especialmente para acelerar la curación del herpes labial, ya que impiden la formación de la costra y mantienen la lesión cubierta. Un episodio de herpes oral suele durar entre siete y 12 días, en función de las características de cada persona y la gravedad del brote.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>