Menú principal

Riesgos del exceso de vitaminas

riesgos del exceso de vitaminas

Mucha gente ve en los complejos vitamínicos algo parecido a las espinacas de Popeye, es decir, una fuente de energía y fuerza casi mística y prácticamente inocua. Sin embargo, tomar vitaminas en exceso tiene riesgos; es por eso que hay que extremar el cuidado cuando vamos a recibir un aporte extra de vitaminas. Para empezar, es necesario que consultemos con nuestro médico de cabecera, nutricionista y farmacéutico si realmente necesitamos vitaminas. En efecto, muchas personas identifican periodos puntuales de decaimiento con carencia de ciertas vitaminas. La alergia primaveral, periodos de actividad laboral más intensa o la práctica deportiva puede hacer que estemos más cansados, sin que ello quiera decir que necesitemos ‘ayudas’ extra.

Cuándo están indicados

Desde la Asociación para el Autocuidado de la Salud se estima que en España gastamos, cada año, más de 25 millones de euros en complementos vitamínicos. En general, los expertos consideran que las vitaminas son recomendables en casos serios de anemia o cuando una enfermedad o situación especial (embarazo, por ejemplo) provoque que el organismo no asimile bien las vitaminas de los alimentos. En general, los médicos y especialistas en nutrición señalan que con una dieta completa y equilibrada, la persona no debería necesitar nada más.

Problemas de toxicidad

Insistimos en la importancia de consumir vitaminas bajo prescripción médica ya que ciertos complementos, tomados de manera continuada en el tiempo y en dosis relativamente altas, pueden llegar a ser tóxicos. En efecto, un elevado consumo de vitaminas liposolubles, las que se pueden disolver en grasas y aceites (como la A, K, E y D), puede ser nocivo. Estas vitaminas se acumulan en el organismo con facilidad, en el tejido graso, por lo que un exceso en las tomas puede crear efectos indeseados.

Asimismo, recientes estudios desarrollados en Dinamarca parecen relacionar el exceso continuado en la ingesta de vitamina B12 con la aparición de ciertos tipos de cáncer. Mucha vitamina C puede hacer que suframos problemas gástricos y la B consumida en exceso puede afectar a los niveles de potasio en el organismo.

Dieta equilibrada

Como apuntábamos anteriormente, una dieta equilibrada y completa es más que suficiente para proporcionarnos todas las vitaminas que necesitamos. 5 piezas de fruta y verdura al día, legumbres, suficiente pescado y carne y un equilibrado consumo de lácteos son los mejores complementos vitamínicos. Siempre que te sientas decaído, cansado o con falta de fuerza, antes de tomarte la justicia por tu mano y atiborrarte de vitaminas, acude a tu doctor.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>