Menú principal

Ventajas de la copa menstrual

copa menstrual

Es la alternativa a las compresas y los tampones. Hablamos de la copa menstrual, un revolucionario invento que está ganando numerosas adeptas en los últimos años. Se trata de un recipiente fabricado con un material blando (látex, silicona, polietileno…) que se introduce en la vagina, donde recoge la sangre menstrual. La principal diferencia con los métodos tradicionales de higiene durante la menstruación es que la copa es reutilizable. Los fabricantes calculan que su vida útil es de una década si se aplican unos cuidados mínimos de mantenimiento.

Este dispositivo en forma de campana no es nuevo. De hecho, comenzó a comercializarse en la década de los 30, en Estados Unidos, aunque se cree que sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX. Son numerosas las ventajas que conlleva la copa menstrual. Como comentamos, es posible utilizarla durante varios años, con el consiguiente ahorro económico que supone. Y es que los productos de higiene femenina desechables representan un elevado gasto a lo largo de la vida fértil de una mujer. Además, la inversión no es muy grande, puesto que se encuentran en el mercado incluso por menos de diez euros.

Producto ecológico

Otra de las ventajas que ofrece la copa menstrual es que permite generar menos residuos. Lo único que debe hacer la usuaria es vaciar la campana cada varias horas (se estima que puede aguantar unas 12) y lavarla con agua y jabón antes de volver a colocarla. Al final de cada ciclo, es recomendable hervirla durante uno o dos minutos. Si se coloca adecuadamente, el riesgo de fugas es muy pequeño, puesto que rara vez se llega a llenar del todo. Existen varios tamaños, de modo que se adapten bien al cuerpo de cada mujer. Aquellas que hayan tenido hijos por parto vaginal deberán utilizar las tallas más grandes, por regla general.

La mayoría de las copas menstruales que se comercializan hoy en día están fabricadas con silicona, ya que el látex puede provocar reacciones alérgicas. Muchas mujeres consideran que este método es más higiénico que las compresas y los tampones porque la silicona puede evitar ciertas afecciones cuya aparición pueden propiciar los productos tradicionales, coma la infección por el hongo Candida albicans (más información en este enlace) y la cistitis. Quizá el único inconveniente que tiene la copa menstrual se da cuando hay que vaciarla y limpiarla fuera de casa. Sobre todo, si el baño en el que se realiza la operación no tiene lavabo privado. Para solucionarlo, basta con llevar toallitas húmedas o una botella de agua en el bolso. ¿Ya la has probado?

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>